lunes, 21 de abril de 2014

El descenso peligroso de un líder (Dr. Henry Cloud)

Todo líder precisa tener una visión clara de donde se encuentra y adónde quiere llegar, pero en el camino siempre va a encontrar algún punto de conflicto o de crisis. La clave es estar advertido y preparado para lidiar adecuadamente con ese potencial conflicto emergente ya que ese es el punto donde potencialmente pudiese comenzar un descenso peligroso. Lo que determinara el éxito en el largo plazo no es lo que le sucede al líder, el asunto es lo apropiado de la actitud y la respuesta con la que afronta lo que le sucede. El Dr. Henry Cloud, en su presentación en la Cumbre Global de Liderazgo del 2013, propuso identificar tres etapas a través de las cuales la mente del líder se moviliza progresivamente y de las que hay que tomar conciencia antes de verse involucrada en ellas. Las tres están encapsuladas en P´s, y son: Personal, Penetrante Permanente. A continuación se resumen y adaptan más detalles alrededor de cada una de ellas:

Personal: Este es el punto que determina el inicio de su descenso y donde el líder comienza a creer que algún proyecto o iniciativa no funciona básicamente porque no tiene la capacidad de hacer que funcione, y vincula el fracaso del mismo con su persona. Aquí percibe que no es que el proyecto no funciona, sino que él o ella no funcionan. Este es el punto donde el líder empieza a distorsionar la realidad y se toma el asunto personalmente a un extremo toxico.

Penetrante: Esta segunda realidad se refiere al momento cuando esos pensamientos que le hacen creer al líder que no es capaz ahora impregnan otras áreas de su vida. Ya no se trata de no ser capaz solamente para hacer funcionar un determinado proyecto, ahora empieza a pensar que tampoco puede ser un bueno en otras áreas (Ejm. Con otros proyectos, con otras áreas de la organización, relaciones familiares y de amistad, etc.) El pensamiento ahora abarca más y lo impregna todo, logrando así desarrollar un sentido paralizante y total de fracaso que termina por asentarse en la mente y el corazón.

Permanente: Esta última etapa refiere al momento en el que el líder renuncia al proyecto porque cree definitivamente que nunca va a alcanzar la meta, y este estado se convierte en algo permanente en la persona. Emerge ahora la sensación de que es una condición sin solución y no hay nada que hacer para salir de ese estatus.

Estas tres configuraciones mentales emergen de forma progresiva cuando en medio de la crisis el líder pierde el control, por ende para poder retomar el rumbo deseado para alcanzar los objetivos lo primero que se precisa hacer es retomar el control. Esto es posible lograrlo, según las recomendaciones del Dr. Cloud, de la siguiente manera:

1.     Debatir y combatir todos esos pensamientos negativos que no te permiten continuar, a través de un proceso de búsqueda y contraste con la verdad (no con ilusiones u opiniones particulares), a fin de eliminar esos pensamientos.
2.     Recuperar el control haciendo una lista de las cosas que es posible cambiar y las que no es posible cambiar, dejando a un lado las que no se puede y enfocándose en las que sí se puede.
3.     Asegurarse de estar conectado con el resto del grupo que forma parte del proyecto o iniciativa, de manera que relacionándose intencionalmente puedan hablar sobre las dificultades, como combatir los problemas y como solucionarlos. Para esto es fundamental que el líder sepa solicitar ayuda y recibir ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada