lunes, 13 de octubre de 2014

Los valores como sistemas para la transformación

Se entiende que un sistema es un conjunto de entidades que interactúan o que son interdependientes, las cuales forman un todo integrado. En este sentido, cuando los valores de un determinado conjunto están agrupados, se llama “sistema de valores”. Los sistemas de valores prevalecen en la médula de cada individuo, grupo, organización y cultura, bien sea a nivel consciente o inconsciente. Por ejemplo, la revolución francesa se conoció a través de la trilogía de valores: Igualdad, Libertad y Fraternidad. Igualmente cada individuo, organización y/o nación ha de elegir con que sistema de valores apalanca su gestión. Las organizaciones saben que un sistema de valores bien engranado, coherente y consistente necesita ser entretejido de tal modo que sean posibles las operaciones y facilite la integración de los esfuerzos orientados al cumplimiento de la misión y al logro de la visión.
La investigación hecha por Milton Rokeach ayuda a comprender mejor y a sincronizar esfuerzos cuando se trata de valores. Él sugiere las siguientes hipótesis:
  1. El número total de valores de un individuo es pequeño.
  2. Todos los individuos poseen los mismos valores en diferentes grados.
  3. Los valores se organizan en sistemas de valores.
  4. Los antecedentes de los valores humanos pueden hallarse en la cultura, la comunidad, la sociedad y la personalidad.
  5. Las consecuencias de los valores humanos pueden manifestarse en casi cada aspecto de la vida del individuo.

La idea de Rokeach según la cual los valores se organizan en sistemas es de especial interés y nos reta a que si decimos tener ciertos valores nos aseguremos de que se engranen e integran un sistema sólido para nuestro liderazgo y para la gestión integral de la organización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada