viernes, 23 de agosto de 2013

Liderazgo Sin Sorpresas

Los líderes son quienes crean el ambiente de confianza organizacional en el que las sorpresas relacionales se disminuyen casi a cero. La confiabilidad construida en la gestión individual del líder deriva en confianza relacional, lo cual a su vez impacta el ambiente organizacional. ¿A qué líder le gusta que de repente, de un colaborador muy valioso, salgan estas palabras “Jefe, tengo que hablar con usted algo”? (y que esto implique la decisión de su salida inesperada de la organización); probablemente a ninguno. O cuando momentos de verdad llegan en forma inesperada y hacen tener que  experimentar desenlaces no deseados que van desde descubrir mentiras hasta desmantelar estafas, pasando por confabulaciones, deslealtades competitivas, alianzas no oficiales, alteraciones de procesos, robos de materiales o productos de la organización, encubrimiento, incumplimiento de regulaciones, relaciones ilícitas, entre otras. El líder ha de crear un ambiente tal que la gente sepa que esperar de él, y él que se espera de la gente.

Para evitar las sorpresas entre los miembros de un equipo de trabajo, es importante:

1.     Generar la mayor claridad posible sobre los elementos y acuerdos mutuos que hacen exitosa a una relación, gestión, un cargo, una función, un proyecto. El trabajo del líder es crear un contexto habilitante y de claridad en cuanto a expectativas, reglas del juego (Ejm. Filosofía de trabajo, criterios de trato mutuo y tiempos de entrega), indicadores de medición, resultados esperados, entre otros. Mientras mayor claridad exista en la gestión, las personas pueden moverse a mayor velocidad en pro de cumplir su propósito y función dentro de la organización. Cuando hay claridad relacional, aún un despido es congruente; mientras que cuando no hay claridad relacional cualquier contratación puede ser incongruente.

2.     Acoplar procesos hacia la congruencia, es decir, que logren alinear la planificación, con el seguimiento, y la celebración de logros obtenidos. La efectiva capacidad de ejecución de los colaboradores esta usualmente correlacionada positivamente con el seguimiento de parte de los líderes hasta que las ideas se conviertan en realidad.

3.     Expresar los descontentos a tiempo, mucha gente espera mucho para comunicar oportunidades de mejora o incomodidades, abriendo así la puerta para que inquietudes pequeñas crezcan al no ser atendidas.

Una relación de respeto mutuo implica conocer y estar a la talla de las expectativas que las demás personas tienen de su gestión y comportamiento, aun cuando esas personas no estén. El compromiso es de ambos lados, de los colaboradores hacia los líderes y de los líderes hacia los colaboradores. Un liderazgo sin sorpresas surge de un ambiente empoderante donde hay confianza, proactividad, transparencia, sinceridad, respeto y responsabilidad.


¿Qué está haciendo para dar y recibir menos sorpresas en su interacción con sus colaboradores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada