lunes, 15 de septiembre de 2014

Desarrollando una Cultura de Innovación

Desarrollar una cultura de innovación dentro de una organización es un asunto a largo plazo necesario para esta época. Además, se requiere gente dedicada y sistemas confiables que provean la supervision de los elementos que contribuyen a mitigar el surgimiento de tal cultura de innovación. En mi libro “Plataforma de Liderazgo para la Transformación” comparto una investigación de la profesora Teresa Amabile de la Escuela de Negocios de Harvard (HBS, sus siglas en inglés). Ella dirigió una investigación de muchos años sobre la creatividad en las organizaciones y sugiere que los directores ejecutivos de empresas deben tratar de evitar, o reducir los “obstáculos a la creatividad” y fortalecer los “estímulos para ella”. Dice la profesora que los obstáculos a la creatividad que precisan evitarse son: la presión del tiempo y los obstáculos organizacionales tales como problemas políticos, duras críticas a las nuevas ideas, y un énfasis en el status-quo; en tanto que los estímulos para la creatividad, que precisan ser fortalecidos son: libertad, desafío positivo en el trabajo, suficiencia de recursos, estímulo por parte de la supervisión y estímulo organizacional.
En este sentido, la innovación puede ser concebida, entonces, como un proceso que florece ante la experimentación múltiple, diversa, independiente y rápida, en un ambiente tolerante del fracaso, que valora y acomoda el conflicto constructivo. La innovación significa liberar a los empleados sincera y responsablemente. Michael Michalko, bien conocido autor sobre temas de  creatividad, dice que, cuando una organización desarrolla compromiso, confianza y cohesión, gana control, no controlando a los empleados, sino liberándolos. Es más probable que ocurra la creatividad cuando la gente tenga libertad responsable de ir tras sus propias ideas que impacten positivamente a la organización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada