jueves, 20 de septiembre de 2012

Los 5 Lenguajes del Aprecio Corporativo


El autor Gary Chapman refiere la importancia de entender y sintonizarse con cinco lenguajes de aprecio o emocionales, como herramienta clave de influencia positiva relacional. Los cinco lenguajes son: Palabras de Afirmación, Tiempo de Calidad, Dar Regalos, Actos de Servicio, Toque Físico. Esta “forma de ver” las expresiones afectivas, puede facilitar y hacer más efectivo el intercambio en el universo comunicacional de cualquier contexto, sea este familiar, social, u organizacional. En este sentido, es importante que todo líder logre dominio personal y difusión congruente a lo largo y ancho de la organización de dichos lenguajes. Es a través de estos lenguajes que una persona puede canalizar su percepción o manifestación de aprecio. Cada individuo puede que reconozca todos, pero posee uno o dos lenguajes con mayor intensidad, es decir, que le hablan de manera más profunda a las emociones que el resto de los lenguajes. El centro de esto es que cuando alguien se expresa en el lenguaje principal de la otra persona, se genera una apreciación favorable o atracción ya que está satisfaciendo su necesidad básica de sentirse apreciado. Las relaciones pueden mejoran grandemente al sustituir expresarse en “nuestro propio lenguaje” y ocurre el aprendizaje de expresarse con regularidad en “el lenguaje de la otra persona”. A continuación se detallan brevemente los cinco lenguajes:
  • Primer lenguaje: Palabras de Afirmación. Implica el uso de palabras que edifican, confirman y animan. Es decir, el uso de elogios verbales y palabras de aprecio representan poderosos comunicadores de las opiniones y los afectos. Cuando alguien recibe elogios, se dispones a retribuir la gentileza recibida.
  • Segundo lenguaje: Tiempo de Calidad. Es cuando se le presta verdadera atención a alguien. Es pasar tiempo juntos, compartiendo, oyendo y participando de actividades significativas. Es comunicar a través de la presencia total que el interés y la atención son reales, en este sentido, cantidad y calidad de tiempo son importantes.
·         Tercer lenguaje: Dar regalos. Los regalos son evidencias visibles y tangibles de aprecio. Es importante comprender la naturaleza esencial de un regalo. La palabra griega “charis”, significa “gracia o un regalo inmerecido”. De acuerdo con su verdadera naturaleza un regalo no es algo que necesariamente merezca una persona; se da porque el dador desea expresar su aprecio, y punto. No se requiere necesariamente que los regalos sean de gran valor monetario. Los regalos son símbolos visuales de aprecio, aceptación y reconocimiento, y crean la atmosfera necesaria para el intercambio de ideas y emociones.
  • Cuarto lenguaje: Actos de Servicio. Para la persona cuyo lenguaje principal es actos de servicio, las palabras realmente pueden estar vacías sino van acompañadas de actos de servicio. La verdadera grandeza se expresa en el servicio. Este lenguaje es dado y recibido libremente, y su realización solicitada.
  • Quinto lenguaje: Contacto Físico. El contacto físico, como gesto de aprecio, es una forma poderosa de comunicación. Este lenguaje precisa expresarse desde el respeto, la sensibilidad y la adecuación a la etapa de madurez relacional o al género de la persona (niño o adulto, mujer u hombre). Aunque este lenguaje precisa realizarse en el momento, la forma y el lugar oportuno; sin embargo, representa un excelente recurso de expresión comunicacional.
Hágase el firme propósito de descubrir su primer lenguaje y asegúrese de comunicarse en el primer lenguaje de su receptor, no en el suyo.

Chapman, G. & White, P. (2011) The 5 Languages of Appreciation in the Workplace. Northfield Publishing; Chicago, IL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada