miércoles, 28 de mayo de 2014

Rendir cuentas en el Coaching

Para algunas personas rendir cuentas tiene connotaciones negativas. Se percibe como fiscalización, control, presión de otra persona o posibilidad de ser expuesto. Por el contrario, la rendición de cuentas en el contexto del coaching de liderazgo representa un sistema de apoyo, refuerzo, ánimo, motivación, retroalimentación y control de avance por parte del mismo coachee. En el coaching la rendición de cuenta implica la generación de un plan de seguimiento y monitoreo que provee alineación, acompañamiento, estructura y apoyo al logro de una meta. Además, la rendición de cuentas ayuda a combatir la procrastinación, que es la tendencia a posponer o aplazar.

Es importante comprender que el coaching no termina con la autoconciencia, o con el hecho de darse cuenta de algo relevante. El siguiente paso es la acción con miras a obtener  resultados deseados, y la rendición de cuentas ayuda en ese proceso, al brindar un sistema que sostiene el enfoque y el ánimo a través de técnicas de refuerzo, apoyo y retroalimentación en la consecución de una meta.

Por otra parte, la rendición de cuentas es el producto de un acuerdo entre el coach y el coachee, en el cual el coachee asume la responsabilidad y el compromiso por la meta, y el coach sirve de acompañante y espejo en movimiento del coachee.

¿Cómo hacer una rendición de cuenta efectiva?
El desarrollo de un proceso efectivo involucra escribir las respuestas a estas cuatro preguntas:
-     ¿A quién le rindo cuentas? Al coach.
-     ¿De qué soy responsable? La meta en concreto.
-     ¿Cuándo hablaremos de rendir cuentas? Fecha, frecuencia.
-     ¿Cómo me pedirá cuentas? La pregunta específica.

Es importante que sea posible distinguir que la rendición de cuentas, como proceso hacia la efectividad, incluya estos aspectos:

-     Es estructurado: Acordado entre el coach y el coachee.
-     Es regular: El coachee reporta su tarea o avance cada semana, quincena, o con la frecuencia que se acuerde.
-     Es específico: Tiene una meta clara de lo que hará cada semana, mes o periodo de medición.
-     Es medible: O lo hizo o no lo hizo. Se orienta a resultados concretos.
-     Es motivador: La rendición de cuentas provee un apoyo positivo y una motivación hacia un cambio.
-      

En resumidas cuentas, en el coaching rendir cuentas es fundamental para el avance y la efectividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada